viernes

Valentia para Sanar




💜VALENTÍA PARA SANAR💜
Uno de los mitos más perjudiciales que hemos recibido es suponer que la sanación es algo que tiene que «ser agradable». No. No siempre es así. Sanar no siempre nos parece algo bueno, bonito o agradable. Por lo común, la verdadera sanación normalmente implica reabrir viejas heridas, la muerte de la ilusión y una valiente confrontación de nuestro propio dolor. A veces la inocomodidad de hecho se intensifica a medida que la oscuridad emerge hacia la luz, a medida que todo el material del que no éramos conscientes encuentra su camino para llegar a la conciencia, a medida que nuestras viejas ilusiones se consumen y arden.
El dolor no es una equivocación, un error o una señal de que estamos condenados. En realidad puede indicar que nuestro proceso de curación se está acelerando, no que se esté estancando; que estamos más despiertos y sensitivos a él que nunca antes, más profundamente conectados con el aquí y ahora, menos dispuestos a mirar hacia otro lado.
El dolor que sentimos no es un castigo que nos haya enviado algún dios sentencioso, no se trata de un error producido en un universo defectuoso, ni tampoco es la evidencia de nuestro fracaso, de nuestra ignorancia o de nuestra falta de iluminación. No. El dolor es más bien una enseñanza espiritual profundamente viva e intensa.
Considera la posibilidad de que, adentro de tu sufrimiento, se te haya ofrecido una invitación para soltar y dejar ir, para despertar del sueño de la normalidad, para abrazar la vida con todo su quebranto y toda su maravilla, para enamorarte del lugar que ocupas, para salir de la historia del pasado y el futuro y volver tu atención hacia el momento presente, hacia el lugar en el que te encuentras ahora mismo.

Jeff Foster
La senda del reposo. Descubrir el valor necesario para amarlo todo.
Arte: Christian Schloe

Mas alla de lo aparente


Veo mas allá de lo aparente...
siento tu presencia en el silencio.

No me asustan con el castigo de un infierno
que fabrica miedo y penetra el inconsciente.

Me adoctrinaron desde niña a no escucharme
y prestar mas atención a lo que opine el otro.

Me volvi una absoluta desconocida.

Para todo lo que era mio realmente.

Ahora me siento en mi oscuridad y ya no temo.

No me resisto y me entrego a lo que vivo.

Después de todo cuando mas perdida estaba
fue cuando la vida me enseño como encontrarme.

*Alejandra Baldrich*

Uno mismo


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...