viernes


Hubo una vez una tribu de pastores, estaban ansiosos y preocupados. Sus pastos estaban muy secos. Su tierra ya no producía frutos, y a raiz de ello, temían morir pronto.
Al otro lado del río, divisaban un campo amplio, de pastos verdes y suelos fértiles, pero había un gran problema, el río bravo se interponía entre ellos, y nadie jamas habia logrado cruzar sus insondables y peligrosas aguas hasta alcanzar la bienaventurada orilla.
Cierto día, un joven de la tribu, cansado de esperar, emprendió la tarea de intentar cruzar el rio. No deseaba que su familia muriera, así que el encontraría la manera de cruzarlo, y enseñar a su gente a hacer otro tanto.
El joven, pensó y pensó, tratando de muchas maneras, hasta que por fin, decidió, atar una enorme roca a una cuerda. Con fuerza la arrojó hacia la orilla de pastos fértiles, logrando su encomienda. Después, agarrádose fuertemente de la cuerda, logró triunfante pasar a la otra orilla. Los miembros de la tribu, viendo tan asombrosa faena lo miraban de lejos admirados, es más....., lo endiosaron!!! Desde ese dia, comenzaron a encender insciensos para el, a rezar plegarias para el, a llevar flores para el.
Y el joven, desde la otra orilla, miraba con tristeza el camino que construyó, y que nadie más quiso intentar traspasar.El camino está a la vista de todos, grandes seres dieron su vida por construir esos puentes hacia la otra orilla.

Que la luz nos guíe y nos de el valor, siempre, de cruzar puentes....de recorrerlos, de ir y volver, volver a ir, cuantas veces sea necesario.....
Quedarse estancados es más facil, pero nos perdemos tantas maravillas!!!!

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...