martes



Todo comienza con cada uno,
y el gran puente que conduce a uno hacia los demás
es el puente hacia uno mismo.
Ese es importante.

Si yo crezco,
puedo dar más de mi.
Aprendo para poder enseñar más.
Me vuelvo más consciente y sensible
para poder aceptar mejor la sensibilidad
y la toma de conciencia de los demás.

Y lucho por comprender mi humanidad
para poder entender mejor a los demás seres humanos.
Y vivo en perpetua admiración de la vida
para permitir que los demás también celebren su vida.
Lo que hago por mi lo hago por los demás.
Y lo que lo demás h
acen por si mismos,
lo hacen por mi,
de modo que nunca es algo egoísta.
Todo lo que se ha aprendido,
se ha aprendido para los que no
s rodean.
Debemos dejar el tu y optar por el nosotros.
Es el modo mñas bello de verse a uno mismo
y ayudar a que los demás se vean a si mismos.
El poder deriva de eso.
Por consiguiente,
primero los puentes hacia uno mismo,
pero no nos detengamos ahí.
La próxima gran brecha es hacia los demás.
La salvación provendrá del tra
bajo en conjunto con objetivos comunes,
no de las actitudes mezquinas.
Uno de los descubrimientos mas significativos
que he realizado estos últimos años es que no siempre debo tener razón.
Así,
uno es libre de tener razón algunas veces.
¿Quieren saber otra cosa qu
e comprendí?
Yo puedo estar en lo cierto,
y también los demás.
Las dicotomías son fenómenos distanciadores.
Averigüemos primero lo que tenemos en común.
No hay dos de nosotros iguales en este mundo,
y sin embargo tenemos mucho en común,
y es preciso comenzar a partir de los rasgos comunes.
Si logramos tomar contact
o con esto,
habremos comprendido la marcha.
Es imposible que caiga una hoja de un árbol
sin que nos afecte a todos y cada uno de nosotros.
NO hay lugar donde ocultarse.
Todos INFLUIMOS sobre los demás.

Preciso es entonces,
que comencemos a tender los puentes;
de lo contrario, las grietas serán tan profundas
que jamás lograremos sortearlas.
Todos estos puentes deben ser edificados en el amor.

En la In
dia,
cada vez que uno se encuentra o se despide de alguien,
une las manos y dice :

NAMASTE,
que si
gnifica:

Honro el lugar en ti donde reside todo tu universo.

Si tu lo habitas en ti y yo lo habito en mi,
ambos somos uno.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...