miércoles

*** CONOCIENDO TU INTERIOR*** PARTE DOS


Tu corazón es una lira.
 No dejes que se atrofie en el silencio.
Mientras no vibre al influjo del amor, estará en tinieblas.
 El rencor emponzoñará tu existencia, y a cada instante tropezará en las asperezas del camino.
 Purifica tu corazón, ama todas las cosas por igual.
En todo momento, busca la nota que vibre en armonía con cada ser. Todos esperan que el amor ilumine tu corazón, para fundirse con vos, y volcar en el tuyo, el tesoro de sus corazones.
 En ese eterno intercambio del amor, irás comprendiendo, y asimilando siempre más.
Tu Espíritu, cada vez más radiante, percibirá la Unidad del Todo. Y en su goce será semejante a un Dios.


En su eterna ascensión los seres van descubriendo en su mundo interno, las sucesivas Leyes morales, siempre adecuadas a sus diversos grados y modalidades.
En las horas solemnes del recogimiento, se elevan al espacio, los cantos de los que hallaron su senda:
¡Vivir es soñar!¡La vida es amor¡¡Vivir es perdonar!
¡Comprender, ¡Libertad¡
¡Y a través del Infinito, la inmensidad afirma
¡ Lo esencial es Vivir !
Sigue cualquier camino; siempre avanzarás.
Ensaya cualquier sistema: siempre contribuirás a la Armonía Universal.


Todas las posibilidades, están latentes en todos los seres.
 Conforme se evoluciona, se van generando deseos, sentimientos, poderes, siempre de los inferiores a los superiores.
Lo que llamamos mal, odio, dolor, tinieblas, fealdad, disonancia, son aspectos inferiores del bien, del amor, del placer, de la luz, de lo bello, de la armonía, así como el cuerpo, es aspecto inferior del alma, y ésta del espíritu.
Cada aspecto o eslabón de la cadena infinita, entra conforme actúa, deja la experiencia y el conocimiento necesario, que capacitan al ser y a la sociedad, para alcanzar el aspecto o eslabón superior.
 No huyas, pues, de ninguna manifestación.
 Aprende en cada circunstancia la lección del momento.


Todo se relaciona y se complementa; desde lo más grosero a lo más sutil.
Cada cosa ocupa un lugar adecuado en el conjunto.
Lo que parece despreciable o superfluo, llena una necesidad, cumple una misión.
 No desprecies ni una cosa, ningún ser.
 En la Sinfonía Universal, caben todos los sonidos, todos los tiempos, todos los matices.
 Vislumbra y comprende la infinita diversidad de la vida. Armoniza, pues, el bien general con tus aspiraciones más sinceras. Llena tu vida sencillamente, con lo más elevado que logres despertar en tu interior.


Eres surco, semilla y labrador.
Que tu voluntad se esfuerce en realizar todos tus ideales.
Todo lo que sientas y pienses has de traducirlo en acción, si quieres realmente vivir.
 Pero recuerda que todo reacciona inevitablemente sobre su autor.
Así, vigila tu cerebro, y tu corazón, domina tus actos.
 Sé útil y agradable.
 Que lo noble y lo puro se identifique con vos, para que ninguna reacción te hunda en el dolor y el arrepentimiento.
Encauzado en la línea recta del saber, no temas la hora de la cosecha.
Porque entonces todo será motivo de goce.
 Tendrás la satisfacción del deber cumplido; habrás contribuido al bien general y estarás capacitado para seguir adelante.


Fluya sobre todos los seres la dulzura de tu corazón.
Sé justo, sencillo y puro; vive en constante actividad, así tus facultades engendrarán, al perfeccionarse, más amplias capacidades, siempre para ascender.
 Elévate sin cesar hasta la paz del conocimiento.
 A la luz de tu espíritu de artista descubre y muestra a los demás, las infinitas bellezas de la vida.
Exalta y fomenta las virtudes y los anhelos que laten en todos los seres.
Comprende y realiza siempre más, la FRATERNIDADUNIVERSAL.
 Así vibrarás en armonía con el Infinito, y serás un centro de luz y actividad.
Irradia constantemente serenidad, energía y alegría.
 No desperdicies tu existencia en vanos derroches.
 Afirma tu personalidad.
 Define y encauza tu acción.
 Entonces no vaciles por nada del mundo; persevera en el esfuerzo inicial.
 Atento al fin propuesto, no des reposo a tus facultades, hasta que el triunfo sea completo.
 Así cada jornada de tu vida, será un nuevo motivo de felicidad y elevación.


No admitas ni niegues nada, sin antes analizarlo serenamente.
 Es preferible la duda antes que la fe ciega, o la negación sistemática.
 Razona y discierne siempre.
 No importa quién sea el que quiera enseñarte.
 Acepta sólo lo que armonice con tu ideal, o te inspire otro más elevado.
 Medita.
 Escucha tu voz interna.
Sólo ella sabe y debe guiarte.
 Sigue el sabio consejo.
 En la duda abstente.
Tu obra a de reflejar lo más puro y lo más sincero de tus aspiraciones.
 No seas tímido ni impulsivo… permanece siempre sereno.
 Sé dueño absoluto de tu conciencia.


Saber, es vivir, actuar y realizar.
 Toda la sabiduría teórica, se desvanece ante un buen ejemplo.
 El goce de hacer, es superior al de saber.
Si crees que tu ideal es indispensable a los demás, realiza en vos mismo, y después en tu radio de acción más inmediato.
 Así habrás sembrado, con el ejemplo, la semilla necesaria y con la experiencia adquirirás la claridad y la persuasión necesaria para hacerte oír con respeto.
Sólo avanza tranquilo.
La semilla fructificará por sí sola, y buena o mala ya recibirás las consecuencias.
 Así irás dominando la ciencia de la vida y marcharás con paso seguro hacia la meta.


La vida avanza en una transformación ascendente.
 Toda manifestación, tiende a convertir lo inferior en superior, es decir  a realizar lo mejor, de lo denso a lo sutil.
Dirige a este fin tus esfuerzos y acciones.
 Todos debemos marchar al unísono.
 Un sólo eslabón que se detuviera, paralizaría toda la cadena.
 La solidaridad nos obliga a levantar al caído, alentar y hasta arrastrar al rezagado.
 Este es el fin primordial del Amor y Fraternidad.
 Jamás te creas solo y aislado.
 En cualquier lugar y circunstancia todos esperan y confían en vos. No hagas que  la conmiseración obligue a los demás a cargar con vos.
Debes bastarte a vos mismo y ser útil a los demás.


Aprende la sublime Alquimia del espíritu.
 Busca siempre la Luz.
No te quejes de nadie ni nada.
 Si algo te parece malo, tienes tu voluntad poderosa para transformar; debes convertirlo todo en luz, y en recompensa todo iluminará tu senda.
Esfuérzate en capacitarte.
 Toda ascensión necesita de tu concurso.
No te abstengas jamás de colaborar con el conjunto en la acción dirigida al bien; tu espíritu irá conquistando nuevas cumbres, nuevas verdades.


Así, como el todo influye sobre vos, de la misma manera influyes sobre todo.
 Pero la Ley de la Armonía dirige y modifica de acuerdo al Plan Cósmico, toda reacción de ser a ser.
 Desarrolla en vos lo más elevado y sólo él dirigirá e influirá tus pasos.
Selecciona siempre.
Vos mismo debes buscar tu Sendero y realizar.
 Elige los medios más adecuados y fáciles.
 Discierne y sigue siempre lo mejor.
Así hallarás tu camino y ascenderás radiante y feliz.


Todos venimos del mismo punto y vamos al mismo fin.
Pero cada ser avanza por un camino distinto.
 Cada uno tiene un ideal propio, un concepto diverso sobre cada cosa, de acuerdo al camino recorrido y al punto de vista en que nos colocamos.
La verdad está en cada ser un poco, en la medida de la elevación avanzada.
Todos tienen su razón personal para pensar y obrar a su manera. Así, y por esa razón se debe ser tolerante en el más amplio sentido. No temas la crítica motivada por la incomprensión.
Sea lo que concibas, como lo más adecuado a tus capacidades y posibilidades.
Siempre que vislumbres algo mejor, avanza tranquilo.
Ten confianza en vos mismo.
El triunfo es de los que osan y perseveran.


Al sentirte capacitado para ser útil, sé todo corazón.
 Adquiere la sencillez del niño y la perseverancia del sabio.
 Con bondad infinita inclínate hasta el mismo plano donde actúan los que quieren ayudar.
 Sé uno con ellos.
 Al armonizar elévate poco a poco, jamás seas brusco ni impaciente. No pretendas imponer; ilumina y guía.
 Así lograrás que asciendan con vos, hasta realizar el ideal propuesto.
 De a poco avanza, que siempre será tu propio esfuerzo, reflejado en el otro.
Reconociendo tu ayuda no pensarán en aplaudirte, ni en criticarte. Y ni el orgullo ni el temor te harán peligrar en tu puesto de acción. Cumple tu deber, por la íntima necesidad de ser útil y no por afán de grandeza.
Por este camino adquirirás energías para abarcar el Infinito y podrás sembrar el bien a manos llenas…..


Si el desaliento te abate, medita; la serenidad confortará tu espíritu y te hará más sabio para el futuro.
Si la calumnia te muerde no te alteres, pon en la herida un poco de bondad y castiga al culpable, ¡pobre niño! con toda la ternura de tu corazón.
Si el odio quiere alcanzarte, sonríe y perdona.
 Tu amor a de ser poderoso, todopoderoso.
 Si la envidia pretende trabar tus pasos, elévate y vuela sobre ella. Si la indiferencia te rodea, ten calma.
 Amplía tu espíritu en un anhelo de comprensión.
 Y tu palabra logrará penetrar hasta lo más íntimo de tus hermanos.
Si el dolor se ceba en vos, transfórmalo en Luz, en luz de experiencia, y tropezarás menos.
 Si un laurel te alcanza, alerta.
 Permanece sereno.
 Sé aún más sencillo.
 Porque el orgullo destruirá tu obra.
 Si el silencio resuena a tu paso, alégrate.
 Es el triunfo.
 La soledad te dará aliento para volver y proseguir tu labor con tranquilidad.

Y POR ÚLTIMO

Deja que el "mal" vaya hacia vos….o lo que crees que es el mal…Porque esa circunstancia que recibas en forma de “ mal” , es una oportunidad que se te ofrece para que hagas una obra de amor, convirtiéndolo en bien….sólo polarizando lo que sea….
Recuerda que vos mismo sembraste las espinas que te lastiman al pasar.
Así, no guardes rencor al que te perjudique.
 No la aumentes con la ruin venganza.
No trates de descargar sobre otros tu carga de dolor.
 Sonríe siempre ante los demás, aunque “sufras”.
 Haz en lo posible la felicidad de los que te rodean.
Aprovecha toda circunstancia para hacer un bien.
 Descubre siempre el mejor aspecto de la Vida, para que sereno, puedas ascender libremente.
 Toda materia tiende a ser Espíritu.
 Toda tiniebla, Luz.
 Sé el alquimista  que convierte lo inferior en superior, por el empleo constante de sus facultades más elevadas.
Rodea con todo el amor y ternura de tu corazón, todo lo que está a tu alcance.
 Haz siempre lo más y lo mejor que puedas.
 Y ante todo, haz sólo lo que sepas que es un bien.
 Para alegrar y disipar el mal, basta la sola presencia del Bien.
  Sé un brazo más que ayuda a la humanidad en su ascensión.
 Contribuye a despertar el sentimiento de solidaridad.
Sé Paz, Sé LIBRE, Sé vos mismo.
ÁMATE, Mago/Hermano/Compañero de sendero/ por sobre todas las cosas….YO SOY OTRO TU……TU ERES OTRO YO…..TE AMO…..MARAVILLOSO SER  QUE  EN  MI  HABITAS!!!!

1 comentario:

MYS dijo...

Lindo!!!

Já sou sua seguidora.

abç de luz
MYS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...