domingo

Caminar con el Espíritu


“Qué significa caminar con el Espíritu? ¿Puede significar caminar con nuestros pensamientos, con nuestras definiciones o con nuestros logros y objetivos mentales? ¿Puede nuestro espíritu hallarse conectado con el movimiento espiritual creador que moviliza y mantiene en movimiento todo aquello que se mueve?
A menudo es nuestro propio espíritu, cuando se deja llevar por ese espíritu creador y cuando actúa en consonancia con él. Porque nuestro espíritu es, en cierto modo, el espíritu de ese espíritu. Nuestro espíritu es creador porque es espíritu de ese espíritu, hasta donde alcance.
A veces, nuestro espíritu se interpone en el camino de ese espíritu creador y se comporta como si pudiera ser creador por sus propios medios. Y hasta cierto punto lo puede. La pregunta es (…) ese movimiento ¿sirve a la vida o la pone en peligro?
Nuestro espíritu tiene que aprender del espíritu mayor caminando con él. Es un proceso muy largo. A veces a través de otras sendas dolorosas que le enseñan y le muestran sus límites. Aquí vemos, no obstante, que incluso cuando nuestro espíritu fracasa, permanece en contacto con el movimiento espiritual original.
Nuestros viajes interiores son ese aprendizaje. Nos ejercitan en el caminar con el espíritu creador. Pero no es caminar con nuestros propios medios y con nuestra propia fuerza. Nos entregamos al mando de esa fuerza paso a paso.
Cómo se demuestra que hemos sido tomados por esa fuerza? Nos recogemos. Hay algo que nos arrastra irremediablemente hacia nuestro centro. Soltamos y vivenciamos estar sostenidos, llevados y guiados. Y aún si somos guiados, nos experimentamos muy con nosotros mismos. Y experimentamos ambas cosas, en nosotros, al mismo tiempo: estar muy con nosotros y sentirnos muy lejos, en otro lugar. Y ambas cosas se diluyen entre sí, y ya no sentimos la diferencia.
El movimiento del espíritu, tal y como lo experimentamos en nuestros viajes interiores, es un movimiento que asiente a todo, tal como es. No es imaginable de otra forma. Si todo lo que se mueve es movilizado por ese espíritu, entonces ¿cómo puede existir algo, fuera de ese movimiento, algo no querido por él?
Por lo tanto cuando ese movimiento nos toma, nos lleva consigo hacia el asentimiento a todo tal como es, exactamente como es.
Por eso, si excluimos algo en nosotros o en otros, o si nos excluimos a nosotros o a otros del amor, perdemos el contacto con ese movimiento de amor del espíritu. ¿Cómo se manifiesta en nuestros sentimientos? Nos ponemos nerviosos e inquietos. Perdemos la orientación y la conexión.
Que podemos hacer entonces? Vamos de regreso hacia un movimiento de amor. De amor hacia aquellos a quienes hemos excluido, sin importar las razones.
Caminar con ese espíritu, con el espíritu creador, es caminar con su amor.”
Bert Hellinger


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...